Reduciendo el estrés en 3,2,1..

Empezamos con la reducción de estrés en 3,2,1..ya!

Como ya sabréis tenemos adoptada, desde hace un año, a Pluma, una galguita que tiene mucho miedo a diferentes cosas cotidianas. Por ejemplo tiene pánico a los hombres (si van de oscuro aún peor), a los ruidos fuertes y bruscos de la calle (ruido de autobuses, motocicletas, etc.), a los ruidos de las persianas de los garajes cuando se abren, se cierran o cuando golpea el viento contra ellas, etc..

Hace poco que nos hemos mudado y el cambio a otra casa y a otro entorno es estresante a para cualquier perro y cualquier persona. La adaptación a un nuevo lugar siempre cuesta aunque sea hacia mejor, y ellos, nuestros peludos lo notan aún más. Por esto, hemos notado que nuestra Pluma a hecho unos pasos hacia atrás en su progreso de adaptación a la vida en la ciudad.

Por suerte, hemos contactado con una persona que es un profesional en la educación canina ,y un ejemplo como persona, y hemos decidido confiar al 100% para ayudar a nuestras galguitas. Empezamos reduciendo el estrés en la mayoría de situaciones que podemos. Se que mucha gente no se levantaría a las 05:30 / 06:00 para sacar a su perro con el propósito de no encontrarse con gente, ruidos fuertes y constantes, y otras situaciones que pudieran provocar un estrés a nuestro compañero de cuatro patas, pero nosotros lo hacemos, y con mucho gusto aunque con un poco de sueño. Creo que es un momento de relax para ellas y para mi. Un momento de completa compenetración y de confianza entre ellas y nosotros. Es increíble ver que esa galguita que en la hora del mediodía sale con la cola entre las piernas y asustada, ahora va con la cola bien alta y relajada, olisqueando y saboreando cada uno de los momentos de los paseos junto con su hermana Neula.

Al mediodía/tarde intentamos disminuir el estrés y nos vamos al campo, aunque sea un ratito. Es ideal para ellas. Miles de olores nuevos y con el único objetivo de relajarse y disfrutar del paseo.

Tenemos paciencia y toda la ilusión del mundo para intentar hacer felices a nuestras galguitas.

Gracias Cristobal de Illacan por tu ayuda.